Seleccionar página

Paseo en camello por las dunas de Maspalomas

Top ventas
Tripadvisor

Una de las cosas más divertidas para hacer es dar un paseo en camello en Gran Canaria.

Una excursión por las mágicas Dunas de Maspalomas llevará tu imaginación a vivir increíbles aventuras tal y como si estuvieses en el desierto del Sahara.

El paseo en camello que dura unos treinta minutos es conducido por experimentados guías saharauis que se esmeran para que disfrutes al máximo.

Viajarás con comodidad: los dromedarios llevan sillas de montar a los lados y no irás a horcajadas. 

Esta recreación turística tan popular fue declarada en 2004 Patrimonio Cultural de San Bartolomé de Tirajana.

El agradable y tranquilo paseo en dromedario a través de un espacio natural protegido, es perfecto para grandes y chicos.

Si montar camellos es una de las cosas que tienes pendiente por hacer, este es el lugar ideal.

Vive una experiencia única e inolvidable; montar un camello y disfrutar un paisaje desértico tan espectacular es algo que todos debemos hacer al menos una vez.

El camello en Gran Canaria

La especie de camello que se cría en Gran Canaria es el camelus dromedarios.

En la antigüedad los comerciantes domesticaron a estos nobles animales para llevar sus mercancías desde el sur de Arabia hacia el norte de Oriente medio.

No solo eran un medio de transporte confiable: también proveían a los viajeros de alimento, lana, sombre y refugio.

Este singular animal es capaz de pasar hasta 10 días sin tomar agua; esto es gracias a su capacidad de acumular grasa que metaboliza para convertirla en el vital líquido según la necesita.

Al ser una criatura tan resistente, durante siglos el camello fue y sigue el fiel compañero de largos viajes a través del desierto.

Hay rutas imposibles de cubrir con vehículos a motor en las que el camello sigue siendo el rey del transporte.

Hoy en día también son muy apreciados como animales de carreras y en muchas zonas de Asia y África aún son de gran ayuda para para los agricultores bien sea para labrar la tierra o para mover molinos de agua.

El camello, animal tranquilo e inteligente tiene un comportamiento impredecible que le ha forjado la fama de malhumorado y terco. Sin embargo, por lo general está de buen humor y es dócil.

Eso sí, no lo hagas enfadar: lanzará patadas y soltará saliva que si te cae en los ojos de arderá mucho. Deja que el guía te oriente y todo irá muy bien.

No hay reseñas todavía. Sé el primero en escribir una.